Web sobre Tecnología y Seguridad Informática

Proyectores para el hogar, cuando el cine está en el salón

Cada día se pasa más tiempo en casa consumiendo actividades de ocio. La visión de películas, series y documentales ocupa buena parte de esos momentos de relajación dentro del hogar. El público, en la búsqueda de una mejor calidad en la imagen, tiene en los proyectores al mejor de los aliados

Si se quiere disfrutar de la mejor calidad de imagen posible para las películas, series y fútbol, si se quiere tener un medio de calidad para realizar presentaciones en PowerPoint, diapositivas, o para impactar con ponencias eficaces en el trabajo o en la escuela, los proyectores son las herramientas perfectas.

El uso que se le vaya a dar determinará las características que debe tener, ya que existe una enorme variedad de modelos. Modelos que se pueden ver y analizar en www.iproyector.es, la página web de referencia en internet especializada en comparativas y análisis de proyectores para facilitar la decisión del usuario, y que acierte con aquel que mejor se adapta a sus necesidades.

Características de los mejores proyectores

Cuando se visita alguna de las páginas especializadas en proyectores, como la mencionada iproyector para elegir de la manera más acertada posible uno de estos dispositivos, se debe ir con ciertos conocimientos.

Con la información que se ofrece a continuación en este artículo, la persona que quiera adquirir un proyector sabrá exactamente qué tiene que tener para cubrir sus necesidades.

Los lúmenes

La primera de las características que se han de tener en cuenta es el factor de los lúmenes, es decir, la cantidad total de luz visible que desprende el proyector. A mayor cantidad de lúmenes, con más claridad se podrá ver la proyección, pero también, y en la misma medida, se encarecerá el precio de la máquina.

Una elevada potencia lumínica es imprescindible, por ejemplo, para proyecciones en oficinas y escuelas. Espacios donde es más complicado controlar la luz diurna o es necesaria cierta cantidad de luminosidad ambiente para que los usuarios puedan trabajar, estudiar o realizar diversas actividades sin que se pierda calidad de imagen.

El estándar en este dato lo proporciona la American National Standads Institute (ANSI), siendo el único fiable, pues la mayoría de los fabricantes tienden a aumentar la cantidad de lúmenes. Para un negocio, el más aconsejable es aquel proyector que sea capaz de superar los 1500 lúmenes ANSI. Para un uso más doméstico, en un lugar donde es posible cerrar cortinas y apagar luces para disfrutar de una película como si de un cine se tratase, con los 1000 lúmenes ANSI se debería tener más que suficiente.

El rango de contraste

Otro elemento que hay que valorar es la diferencia que se consigue entre el blanco más claro y el negro más oscuro que sea capaz de emitir el proyector. Este contraste debe estar en armonía con la potencia de la bombilla. Y es que, si tiene una potencia muy elevada de lúmenes y un rango de contraste bajo, la calidad de la imagen se verá gravemente perjudicada, ofreciendo negros poco sólidos, pálidos, y blancos tostados.

El comprador debe estar al tanto de las especificaciones en cada aparato, teniendo en cuenta que no se falseen los datos con filtros o programas informáticos que prometan mejorar la experiencia del usuario sin aportar un verdadero contraste nativo. El rango más recomendable para uso particular en los hogares debe rodar el 1.500:1, mientras que para uso más profesional el 2000:1 será el más apropiado, ya que las imágenes irán acompañadas de textos y, con un buen contraste, la lectura se realizará con más facilidad.

Tecnología Led para las lámparas

La elección de la lámpara es, posiblemente, la decisión más importante cuando llega el momento de adquirir un proyector. Tradicionalmente, la bombilla incandescente ha sido la más recurrente para dar luz a estos aparatos, pero desde la aparición de la tecnología led, esta tendencia ha ido cambiando.

Y es que las bombillas led ofrecen claras ventajas sobre las incandescentes, aunque su precio sea también considerablemente mayor. Por ejemplo, su vida útil está muy por encima de las tradicionales, consume bastante menos energía y cumple con su función a la perfección.

También se debe valorar los dos tipos de tecnología existentes para este tipo de lámparas.

LCD

Este tipo de bombilla ofrece una imagen más luminosa, con una mejor saturación y colores más vivos, aunque es necesario hacerle un mantenimiento constante. Además, en ocasiones las imágenes se pixelan y su vida útil es menor. Es la opción más económica.

DLP

La tecnología DLP es la que se utiliza con más frecuencia en los entornos laborales. A nivel profesional es la que más rendimiento ofrecen, fundamentalmente por el hecho de tener un muy buen nivel nativo de contraste, que como ya se ha comentado, es tremendamente útil para leer los textos de las proyecciones.

Su duración es notablemente superior que la de los LCD y no necesitan mantenimiento alguno. Como cabe suponer, también es la alternativa más cara.

Otros de los elementos que hay que valorar antes de comprar un proyector es el tipo de conexión (HDMI, USB, WIFI…), su colocación (sobre una superficie, colgado del techo), mando a distancia, garantías, con soporte de audio incluido…

Nos haría muy feliz que comentaras algo sobre este artículo

      Dejar Comentario