Web sobre Tecnología y Seguridad Informática

Los mejores micrófonos para hacer podcasts

Hasta hace relativamente poco tiempo, la creación de contenidos audiovisuales estaba enfocada única y exclusivamente a empresas y sectores relacionados con los medios de comunicación tradicionales como la radio o la televisión, pero con la incursión de nuevas alternativas digitales, esto ha cambiado. En la actualidad, cualquier persona puede crear contenido en diversos formatos con un presupuesto reducido y pocos materiales.

El elemento principal para grabar cualquier producto audiovisual es un ordenador, que puede ser portátil o de sobremesa, eso es indiferente. En segundo lugar se necesitan unos buenos cascos para escuchar lo que hacemos y así poder editar o ecualizar el material en caso de ser necesario. Además, contar con unos auriculares de calidad nos ayudará a tener una mayor sensibilidad para analizar los posibles problemas de ruidos que se necesitan eliminar para que el oyente disfrute de lo que está escuchando.

A estos dos elementos debemos sumarle un tercero que sirva de conexión entre el ordenador y el micrófono. Este aparato periférico recibe el nombre de interfaz y suele ser el más caro de todos y el más complicado de escoger ya que hay una gran cantidad de modelos diferentes. Por este motivo es recomendable tener muy claro el uso que le vamos a dar, ya sea para grabar música, en cuyo caso necesitaremos una interfaz más compleja y con un mayor número de entradas, o bien para grabar podcasts, que al contrario que en el caso de la música no requiere de una interfaz tan potente.

En último lugar tenemos los micrófonos, el periférico que va a recoger nuestras voces y que puede ser una de las grandes incógnitas a la hora de su elección, pues hay una gran variedad de oferta y encontrar el idóneo puede convertirse en una ardua tarea.

En concreto para grabar podcasts o  cualquier tipo de contenido digital en el que la voz sea un mero vehículo nos servirá casi cualquier micrófono de los más económicos, aunque hay ciertos matices que debemos tocar. Lo primero que debemos tener en cuenta es que los micrófonos que se emplean en la grabación de poscast no están pensados para recoger el sonido que emite alguien al cantar por lo que no podrás grabar voces como la de Elvis en “Suspicious Minds ” o “Viva Las Vegas”, todo un clásico de las canciones más populares que tienen al mundo del juego y a la Ciudad del Pecado como protagonistas, pero sí conseguirás grabar el sonido para tus podcasts o vídeos con un audio de calidad. Al fin y al cabo, Elvis solo puede haber uno.

Uno de los micrófonos más recomendados para este tipo de actividad es el Snowball, de la reconocidísima marca Blue, que ha sabido crear un aparato de calidad, a un buen precio y que si bien no está diseñado para grabar instrumentos musicales, sí se puede utilizar con este fin. Su uso es simple y su conexión USB nos permite evitarnos la interfaz de la que hablábamos anteriormente. Su estilo plug and play hace que hasta los menos puestos en el tema informático puedan usarlo y grabar todo lo que quieran. Su precio ronda los 55 euros y es una de las mejores opciones que hay en el mercado actualmente.

Fuente: Wikimedia

En la otra cara de la moneda se encuentra, dentro de esta misma marca, el Yeti Pro Studio que ronda los 230 euros y que se presenta como una opción muy interesante para los creadores que no tengan un presupuesto ajustado. Al igual que el Snowball, el Yeti Pro también cuenta con  salida USB y conexión para los auriculares.

Volviendo a un presupuesto más justito encontramos otros micrófonos en la línea del Snowball como el Samson Meteor, que está sobre los 55 euros y que también trae incorporada una conexión USB, facilitando así la instalación Este micro cuenta además con unos pies plegables que permiten una colocación óptima del micrófono frente a la boca del locutor.

Samson también ha creado otro micrófono que, si bien no sirve para tener como elemento principal, sí ayuda a las personas que viajan mucho y crean contenido desde diferentes lugares del mundo. Con esa idea se ha creado el Samson Meteorite USB, un micrófono mini con una base magnética que permite su fijación para así facilitar la grabación. Su precio ronda los 33 euros y nos puede servir para salir de alguna apurada.

En el caso de querer hacer algo más profesional, podríamos optar por un pack de estudio, seguramente más enfocado a la grabación musical pero que sin duda daría una calidad extra a nuestro contenido. Uno de estos posibles packs es el que ha creado Focusrite y que incluye la interface Scarlett 2i2, un micrófono de condensador y unos auriculares de estudio, además de traer demos de programas contrastados para la grabación y edición de audio, como Pro Tools o Cubase.  Sin duda es una muy buena inversión para aquellos que quieran ir un paso más allá.

Fuente Wikimedia

1 Comment
  1. Reply
    Fran octubre 18, 2017 at 3:49 pm

    Artículo muy útil

Dejar Comentario