Web sobre Tecnología y Seguridad Informática
Aplicaciones

Un estudio asegura que el gusto por la música puede modificarse

La música es una de las artes más apreciadas por la humanidad, y con la llegada de los dispositivos móviles las personas pasaron a tener a su alcance sus canciones favoritas para escucharlas en cualquier momento. Pero, recientemente, unos científicos canadienses han descubierto que es posible modificar las preferencias musicales estimulando una región específica del cerebro.

Se trata de un estudio muy innovador que prueba que es posible intensificar, atenuar o inhibir el placer que produce escuchar música. Básicamente, se activan o desactivan los circuitos cerebrales donde se “guardan” estas preferencias, para que aumente o disminuya la emoción de escuchar alguna melodía.

Música para todos los gustos, dispositivos y colores

Desde hace algún tiempo se ha utilizado la estimulación magnética transcraneal (EMT), que no es invasiva, para estimular la corteza cerebral sin experimentar ningún tipo de dolor. Pero esta nueva investigación realizada por el Instituto Neurológico de Montreal y la Universidad McGill, ubicada en Quebec, Canadá, va mucho más allá: pretende hacer más intenso o disminuir el gusto por la música.

La innovación en el área se debe a que antes se creía que las preferencias musicales de un individuo tenían mucho que ver con su personalidad, una experiencia del tipo subjetiva. Otra cosa que se pensaba era que el placer de oír música tenía que ver con las notas y la composición estructural de la misma. Pero estas creencias han sido desmentidas por el científico Ernest Mas Herrero en su investigación.

Se comprobó, en concreto, que los circuitos frontoestriatales son indisociables. Estos son los que se encargan de regir el sistema de recompensa, es decir, lo que permite asociar algunas acciones cotidianas, como escuchar música, con sensaciones placenteras.

Este estudio resulta más relevante si se tiene en cuenta que la sociedad está tan actualizada y sumida en la tecnología que ahora escuchar música en dispositivos móviles es algo del día a día.

Al tocar el tema de la tecnología es preciso acotar todos los servicios y aplicaciones que permiten descargar música para el móvil, siendo Android el que tiene la mayor cantidad de estas plataformas gratuitas para escuchar millones de canciones de todo tipo, gusto que, según el estudio de McGill, puede ser modulado fácilmente.

No en vano, una de las búsquedas más realizadas en Internet es mejores apps para descargar música en android. Y tal como apunta la web de Aplicacionesparadescargarmúsica.com, conseguir estas melodías para el móvil es muy sencillo y hay extensas listas de aplicaciones Android gratis, así como para otros sistemas operativos.

Esto no solamente evidencia la popularidad de un sistema operativo, sino que demuestra que, ciertamente, cada persona tiene gustos, tanto respecto a las aplicaciones como para los músicos y bandas.

Y es ahí donde los circuitos frontoestriatales entran en acción. Al usar la EMT de forma focalizada en la corteza prefrontal dorsolateral izquierda, se estimula el sistema de recompensa. Esta región del cerebro es la que se encarga de la secreción de dopamina, un neurotransmisor.

Mas Herrero comentó que estos hallazgos revelan la significación de los circuitos frontoestriatales para el disfrute de la música.

“Esto indica que el papel de estos circuitos en el aprendizaje y la motivación puede ser indispensable para la experiencia del placer musical”, sostuvo.

Durante el estudio, explicaron los científicos que se utilizaron varios tipos de estimulación mientras los individuos escuchaban su música favorita y otras seleccionadas aleatoriamente: una excitante, otra inhibidora y una última neutra.

Se les pidió a los voluntarios que asignaran valores numéricos al placer que sintieron mientras escuchaban las piezas. Los resultados fueron concluyentes, pues se demostró que la EMT aplicada en esta área modula los gustos musicales.

Posibles aplicaciones

La importancia de este estudio radica en sus posibles aplicaciones. Como se sabe, el sistema de recompensa a veces puede llegar a funcionar mal, por así decirlo, y envía estímulos incorrectos que causan algunos trastornos psicológicos.

Otro de los autores del estudio, el profesor Robert Zatorre, comentó que “mostrar que el placer y el valor de la música pueden cambiarse con la aplicación de TMS no es solo una demostración importante —y notable— de que el circuito detrás de estas respuestas complejas se está comprendiendo mejor, sino que también tiene posibles aplicaciones clínicas”.

En pocas palabras, se podrían “manipular” trastornos psicológicos como la adicción, la obesidad y la depresión, que tienen mucho que ver con una mala regulación de los circuitos de recompensa.

Finalmente, Zatorre puntualizó que “demostrar que este circuito puede ser manipulado tan específicamente en relación con la música abre la puerta a muchas posibles aplicaciones futuras, en las que el sistema de recompensa deba ser regulado hacia arriba o hacia abajo”.

Nos haría muy feliz que comentaras algo sobre este artículo

Dejar Comentario