Web sobre Tecnología y Seguridad Informática

Criptomonedas, un mercado en evolución

Aunque el mercado de las criptomonedas pueda parecernos más o menos estático nada se encuentra más lejos de la realidad. Si acudimos a los listados que nos muestran las criptomonedas que mayor volumen de capitalización atesoran nos encontraremos con algunas sorpresas, algunas recientes y otras que se venían fraguando hace tiempo. Entre las recientes vemos que tether le ha arrebatado a XRP el tercer puesto entre las criptos más capitalizadas, y entre las que ya vienen de lejos podemos observar que a pesar de que continúa siendo la reina de las criptomonedas, bitcoin pierde cuota de mercado en favor de otras criptomonedas como por ejemplo ethereum, criptomoneda que además ha superado el valor de bifurcaciones de bitcoin -tanto bitcoin SV como bitcoin cash cotizaban por encima de ethereum antes del desplome de marzo-.

¿Se está recuperando ethereum tan bien como bitcoin?

Si algo nos están dejando claro las gráficas de cotización es que de las grandes tan solo dos criptomonedas están demostrando claramente su resistencia a la crisis del COVID-19: bitcoin y ethereum.

Bitcoin experimentó además un halving en mayo -evento que a la larga suele sentarle bien a su cotización- pero, ¿por qué el precio de ethereum se encuentra tan cerca de su cotización de febrero –unos 285 dólares en su mejor día y actualmente unos 270 dólares- antes de la caída cuando otras grandes criptomonedas parecen sufrir más? Es difícil conocer las razones exactas que explican la fortaleza de ethereum, pero por alguna razón el proyecto de Buterin y compañía ya capta casi el triple de capitalización que la siguiente criptomoneda -ethereum tiene un volumen de 29 494 millones de dólares y tether tiene un volumen de poco más de 10 000 millones- y una sexta parte de la capitalización de bitcoin. Así que efectivamente, en el momento actual podemos decir que la recuperación de ethereum no tiene nada que envidiar a la de bitcoin.

Otras opciones más allá de bitcoin y ethereum

Pero por supuesto existe una amplia variedad de criptomonedas que merece la pena estudiar y tener en cuenta además de bitcoin, ethereum, bitcoin cash o bitcoin SV, como la criptomoneda de Ripple, XRP, que ha abaratado el envío de remesas de dinero transnacionales al permitir a empresas como MoneyGram “puentear” a las casas de cambio y a los bancos al utilizar directamente XRP en sus transacciones, lo cual permite ofrecer un servicio más atractivo a sus clientes.

Otro ejemplo de criptomoneda interesante es Litecoin -la hermana pequeña de bitcoin-, que nació con el objetivo de procurar todos los beneficios de Bitcoin pero evitando sus problemas y consiguió reducir la velocidad de generación de bloques a una cuarta parte. En estos momentos su cotización se sitúa alrededor de los 44 dólares.

Y por supuesto la innovadora NEO, que se encuentra en el puesto número 21 por volumen de capitalización de mercado pero resulta interesante ya que nació para constituir una opción frente a ethereum pues supone una mejora tanto en la seguridad como en la escalabilidad, genera bloques muy rápidamente y a un coste energético muy bajo, al tiempo que posee un ecosistema con un sistema criptográfico resistente a la computación cuántica. En el momento de escribir este artículo, su cotización alcanza los 11 dólares.

Un mercado con sus ventajas y sus riesgos

Ya sea que nos interese comprar alguna criptomoneda –en cuyo caso deberemos acudir a un Exchange de nuestra confianza para adquirirlas, teniendo cuidado de cómo y dónde las resguardaremos- como si no queremos comprarlas sino negociar con ellas a través de un bróker de CFDs, -comprendiendo y asumiendo los altos riesgos de este tipo de operativa que utiliza el apalancamiento- deberemos tener muy presente que las criptomonedas son activos nuevos y muy volátiles.

En los pocos años que llevan de crecimiento han dado lugar a muchas noticias económicas tanto positivas como negativas y a toda una comunidad detractora o favorable a su utilidad y desarrollo, incluso más allá de su uso como dinero.

Sin embargo, la crisis del coronavirus ha acelerado la adopción de la digitalización para muchos -pagos sin contacto, apps, plataformas online, etc-. El cambio de mentalidad ha sido extraordinario y se han abierto posibilidades que poco antes hubieran sido inimaginables. No son pocas las voces que anuncian una evolución hacia un mundo sin dinero físico en el que los pagos electrónicos y las monedas digitales así como la implementación de la tecnología Blockchain, que ya demuestra otros usos aparte del ya conocido en el mundo cripto, marquen el inicio de una nueva era.

Nos haría muy feliz que comentaras algo sobre este artículo

Dejar Comentario

error: Content is protected !!