Web sobre Tecnología y Seguridad Informática

Análisis de Kaspersky Internet Security 2018: Una suite de seguridad altamente configurable

La mejor elección para usuarios avanzados y manitas, con escasas diferencias respecto a la oferta de 2017, pero está bien

Pros

  • Gran colección de funciones
  • Control parental flexible
  • VPN incorporado

Contras

  • Actualización incremental

Algunas suites de seguridad alardean de simplicidad y elegancia. Kaspersky va en la dirección contraria, ofreciendo la que probablemente sea la mayor colección de funcionalidades de la industria. El lanzamiento del año pasado estuvo tan cargado de funciones que probablemente te preguntes qué puede haberse añadido para justificar la nueva versión de 2018.

Sorprendentemente, la respuesta es más o menos nada. No hay nuevos botones con los que experimentar, simplemente algunas actualizaciones técnicas bajo la superficie. Por ejemplo, el módulo de ransomware hace ahora mejor su trabajo a la hora de detectar cuándo alguien está manipulando tus archivos, y ahora cuenta con una protección extra para detener los virus y evitar que infecten tu equipo mientras está siendo reiniciado. Todo eso es positivo, pero no existe una mejora importante. Está diciendo que el software en sí no está etiquetado con ningún año: la denominación “2018” es más cuestión de marketing que de realidad.

Lee mas: Mejor Antivirus

Aún así, aunque sea básicamente el mismo programa del año pasado, Kaspersky sigue siendo un gran software. Junto con los esperables módulos antivirus y de protección en la web, cuenta con funciones inteligentes como Safe Money que te permite aislar páginas web específicas en el propio navegador seguro de Kaspersky; un enfoque inteligente que lleva las fricciones fuera de la seguridad web. La protección de la webcam también está implementada de forma sensible: si algo activa tu cámara, recibirás un aviso con una opción para bloquearla.

Algunas de las funciones de Kaspersky son incluso bastante únicas. El modo Aplicaciones Fiables, por ejemplo, neutraliza las descargas desde unidades ópticas y los troyanos bloqueando automáticamente cualquier aplicación que no esté expresamente recogida en una lista blanca. Los usuarios avanzados puede que no lo encuentren muy viable, pero para ciertos escenarios, es perfecto. También cuenta con un limpiador de software, que tiene por objetivo eliminar programas indeseados que pueden ser difíciles de desinstalar a través de los canales normales.

Incluso los módulos más familiares son cuidadosamente ejecutados. El actualizador de software automático y los escáneres de vulnerabilidades son claros y fáciles de usar, y el módulo de control parental de Kaspersky es muy flexible, ofreciéndote un control altamente preciso sobre qué y cuando pueden hacer tus hijos. Puedes bloquear o añadir a una lista blanca tus contactos de Facebook y Twitter, y bloquear la transmisión de ciertas frases clave, de forma que tu pequeño no pueda ser engañado para compartir tu dirección o los detalles de tu tarjeta de crédito.

Dispone incluso de un VPN incorporado (o puede elegir una VPN más profesional), que puede usarse para encubrir tu rastro en la red o acceder a contenido bloqueado. Pero a menos que pagues 25 euros extra por la suscripción anual, su uso está liminado a solo 200MB por día, y no tienes que elegir tu modo de salida.

En el otro extremo, el único punto de Kaspersky Internet Security que queda por debajo de las expectativas es el Disco de Rescate. Mientras otros programas parecen hacer tan fácil como sea posible acceder a sus respectivos entornos de recuperación, Kaspersky solo te ofrece un archivo ISO y deja que te la apañes con él. Los usuarios más técnicos tendrán suficiente, pero no es el tipo de tratamiento accesible que necesitas en caso de crisis.

Aún así, si puedes vivir con ello, el resto del rendimiento de Kaspersky debería hacerte muy feliz. En los tests de AV-Comparatives, logró una puntuación muy potente, del 99,7 %. Casi perfecto. Y no fue lastrado por ni un solo falso positivo, así que si Kaspersky te dice que algo es peligroso, puedes confiar en él.

La suite también tiene el impacto sobre el rendimiento del sistema más bajo. Al igual que Bitdefender Internet Security, Kaspersky culminó las pruebas de aplicaciones y navegación web de AV-Comparatives con una puntuación de “muy rápida” en ambos casos. Se comportó ligeramente peor en el primer test de copia de archivos. Aquí solo fue “rápido”, pero mejoró su velocidad en las pruebas consecutivas. En resumen, no tienes que preocuparte porque Kaspersky ralentice tu PC.

Veredicto

En definitiva, puede que te sientas tentado por optar por Kaspersky como alternativa a Bitdefender Internet Security. Simplemente ten en cuenta que las dos suites están dirigidas a públicos ligeramente diferentes, lo que se refleja, quizá, en el hecho de que Kaspersky Internet Security no tenga un equivalente al modo Piloto Automático de Bitdefender. No es un programa para aquellos que quieran una seguridad que configures y te olvides de ella, pero sí para usuarios avanzados y manitas. Si ese eres tú, entonces adelante: la versión de Kaspersky de este año puede ser casi idéntica a la del año pasado, pero sigue siendo una suite de seguridad excelente, amplia y altamente configurable.

Nos haría muy feliz que comentaras algo sobre este artículo

Dejar Comentario